Inicio  >  Quá hacemos  >  IU Provincial  >  Ganemos-Izquierda Unida se reśne con UPA

Ganemos-Izquierda Unida se reśne con UPA

20 de Septiembre de 2017

El Grupo Provincial Ganemos-Izquierda Unida ha mantenido, esta mañana, una reunión con los secretarios generales regional y provincial de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Julián Morcillo y Ramón Sáez, respectivamente, para abordar, entre otras cosas, la “grave” situación en la que están una treintena de municipios albaceteños de la cuenca del Segura por la apertura de pozos de sequía.


Ganemos-Izquierda Unida ha manifestado su apoyo la movilizaciones anunciadas por UPA en Hellín para protestar contra lo que Morcillo asegura es un “expolio” a la provincia de Albacete. “Hay 32 municipios albaceteños afectados que apenas disponen de recursos, mientras se abren pozos de sequía en el acuífero Mingogil-Villarones sin estudio de impacto ambiental y mediante una declaración de urgencia para derivar al menos 9,9 hectómetros cúbicos de agua a la comunidad murciana”, asegura el responsable regional de UPA, quien ha adelantado que van a proponer mociones contra esta situación en los ayuntamientos de los municipios afectados y en la Diputación.


El dirigente regional de UPA ha recordado que con estas decisiones, el Gobierno central y la Confederación Hidrográfica del Segura continúan beneficiando a otras comunidades mientras “se abandona a su suerte” a los agricultores albaceteños.


“Tras tres años de sequía hemos llegado a un punto en el que Albacete no puede ni utilizar su reserva para regadíos sociales (10 hectómetros cúbicos), al declararse los acuíferos sobrexplotados, mientras se abren pozos de sequía para trasvasar agua a otras regiones” asegura Morcillo, quien ha añadido que desde UPA no van a permitir “que nos dejen en secano porque eso nos obligaría a abandonar nuestros cultivos. Tendríamos que echar el cierre”.


Morcillo también ha explicado que otro de los motivos de las movilizaciones es el Plan Hidrológico de la Demarcación del Segura, que crea un déficit ficticio de agua donde no la hay, para favorecer un “clima de escasez” y dificultar el acceso a nuevos usos del agua en la propia cuenca del Segura, especialmente en la provincia de Albacete.

Compartir
Enviar a un amigo